Como ser un buen compañero de cuarto


Girl in pajamasIr a vivir a un lugar nuevo casi nunca es un proceso fácil, en especial cuando estás en un lugar donde tuviste que tomar una prueba para demostrar tu fluidez en el idioma y con un compañero de cuarto que no conoces. Si no vas preparado desde el principio, esta parte de tu vida te causará pesadillas. La mejor forma de crear una buena relación con tu nuevo compañero de cuarto es siguiendo estos consejos:

Ten un plan de ataque

Haz una lista de cosas que quieres que se hagan o no se hagan en el dormitorio. ¿Qué sientes que es apropiado en cuanto a las visitas? ¿Cuánto tiempo a la semana crees que es aceptable que se quede un novio(a) a estudiar o dormir? ¿Cuántas veces a la semana crees que se debe limpiar y cómo se dividirán esa actividad? Empieza esta discusión de una manera flexible, sabiendo que tal vez tendrás que ceder en ciertos puntos, pero también sabiendo en qué puntos no quieres ceder.

Se honesto

Lo principal cuando compartes una vivienda es formar un ambiente en el que te vas a sentir cómodo estudiando y viviendo, ya que la vida universitaria de por sí puede ser estresante y difícil. Ser honesto y hablar de problemas pequeños desde que se detectan te ayudará a mantener el aire despejado, y te ayudará a saber cómo atacar problemas más grandes que los del diario vivir.

Se tolerante

Puede que a ti te enseñaron a lavar los platos apenas terminas de usarlos y puedes sentir que es una falta de respeto si tu compañero no lo hace. Pero también puede pasar que el  sólo durmió 1 hora anoche estudiando para un examen. Aprende a decir las cosas que en verdad te molestan, pero también aprende a detectar las cosas que no van a impactar  tu vida en una forma radical.

Se realista

No esperes que un compañero de cuarto, que es una persona minuciosa y obsesiva con la limpieza, te tolere todos tus desastres. Tampoco esperes que siempre esté de buen humor, que siempre converse, siempre tenga una vida estudiantil diversa y activa o que sea una persona que siempre está estudiando. Recuerda que compartes el cuarto con otro ser humano- no con un robot.

Empieza por el principio

Lo ideal seria encontrar un compañero de cuarto con el que nos haríamos mejores amigos y compartiríamos todo; pero puede que esto no sea tu caso. Puede que tu personalidad y tus gustos sean bastante diferentes a los de tu compañero. Por esto es mejor tratar primero de formar un ambiente cordial; después de lograr esto se tratará de forjar una amistad.

Busca ayuda

Si después de hablar con la persona de una manera amistosa no resuelves tus problemas, busca recursos que tengas a tu disposición. La mayoría de los dormitorios tienen un encargado de piso o de ala del edificio que puede ser mediador cuando los problemas ya no se pueden arreglar entre los compañeros de cuarto. En vez de dejar que el problema se agrande, busca a esta persona. A veces hablando con un mediador ayuda a detectar agravantes (que la mayoría del tiempo, son mínimos) que han hecho que el problema que están tratando de resolver ahora sea más difícil de resolver.  

Tener en cuenta todo esto cuando uno empieza a vivir con alguien nuevo es importante, ya que adaptarse a vivir con una persona en un ambiente nuevo nunca es fácil. El lado positivo de todo esto es que muchas personas que tienen un compañero de cuarto terminan teniendo una buena experiencia y consiguen muy buenos amigos. Sigue estos consejos, y será más probable que tu compañero de cuarto te trate igual de bien.



Dejar un mensaje